Ir al contenido principal

Entradas

Narraciones de un montañista jubilado

Entradas recientes

Alejandro Zambra. Formas de volver a casa

JUAN PABLO JIMÉNEZ  No es que Alejandro Zambra ( Bonsai , L a Vida Privada de los Árboles ) quiera mirar siempre al pasado. O atrás. No. En realidad no creemos que lo que busca Zambra es la nostalgia ni el lamentarse por todo aquello que no ha pasado o que pudo pasar de otra manera.  En Formas de Volver a Casa los treintones que buscamos eternas respuestas donde no las hay, encontramos el barrio, el vecino extraño, la chica de la cual nos enamoramos, el contexto de lo sucedido en los ochenta a todo nivel, aquellas aristas de nuestros padres que tanto nos apestaban, las micros, los sueños, las frustraciones. Este escritor chileno otra vez se enfrenta a los fracasos de pareja. A los laberintos esos de los cuales sólo se puede salir hacia arriba. Zambra vuelve a su adolescencia y describe pedazos de lo cotidiano, pero de eso cotidiano que nos deslumbra y nos transforma y después nos condiciona para el resto de nuestras vidas. Fumarse un cigarro con tu madre no debería ser problema,

A Jorge Muzam (sin respirar) / A Jorge Muzam (senza respirare)

  de/di Pablo Cingolani Para Jorge Muzam (trad. Marcela Filippi) Así estemos lejos Así la distancia nos separe Una cordillera nos une Son las mismas piedras Es la misma nieve Es ese horizonte El que nos hermana Y nos compromete De los Andes a los Andes Desde los Andes hasta los Andes Siempre los Andes, Jorge, Ampararán nuestras huellas Serán la fragua y la forja De esa pasión compartida Por esas mismas piedras Por esa nieve que hermana Por ese horizonte Que no ceja de ceder Que no se rinde jamás Porque es pura nieve Es la piedra más pura Es el horizonte Más febril Y el más enamorado Por esa dicha Que sólo las piedras Pueden procurarnos Por ese calor Que solo la nieve acuna Por ese horizonte Que sólo busca otro horizonte Y que es siempre el mismo El único que nos vuelve fuertes El único que nos vuelve dignos El único que nos concede vida El único por el cual vale la pena vivir El único por el cual vale la pena vivirlo Como lo vive la

Leer a Jorge Muzam

Leer a Jorge Muzam, es asistir a una sesión de "pastoreo de las letras" El hombre y la razón de ser. La existencia de quien se sabe en un cierto nivel de superioridad, al haber resuelto, tal vez, ciertos enigmas de lo humano y permanece sencillo y accesible. Entonces se pronuncia la mente, en clara jerarquía, es lo humano que trasciende al desprenderse la naturaleza divina. Cito : "No entiendo cómo es posible escribir un texto largo, si en una simple línea creo poder expresar lo esencial" - Alguna vez leí, que los grandes pensadores usan la mente superior y es lógico que sobresalgan en las esferas intelectuales, toda vez que abren los cauces para la formación del ente creador. Agradezco la llave que le cedes a mi espíritu. Rossana Arellano 24/5/2014

Carlos Droguett: narrar desde el purgatorio

Claudio Rodríguez Morales Nunca dio por terminada sus obras. Cada cierto tiempo, se sabía de nuevas ediciones. Las ampliaba, reducía, alteraba. Las reescribía con un sentido infinito del deber. Sin afán comercial, más bien con una porfía rabiosa y ética. Si desde la dedicatoria generaban problemas, mucho mejor. Como aquellas primeras líneas de su novela Matar a los viejos dedicadas al Presidente Salvador Allende, donde llama asesinos a los militares que lo derrocaron en 1973. A Carlos Droguett (1912) le bastaba un lápiz cualquiera y un cuaderno cuadriculado. Llenaba sus hojas de punta a cabo con una caligrafía de leves toques orientales. Además de económicas, eran herramientas prácticas, indispensables para su quehacer. El cuaderno podía doblarlo, meterlo en el bolsillo del vestón o del abrigo. Sacarlos en la fila del pago de la luz, el agua o el banco. También sentado en un paradero o en el viaje en microbús por Santiago. Siempre que algo amenazara con quitarle el tiempo que re