Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

Dejemos hablar al tiempo

JUAN PABLO JIMÉNEZ -. Estábamos en la casa del Flaco Robles. De un tiempo a la fecha nos había dado por hacer “espiritismo”, con el típico vaso y la cartulina con el abecedario dibujado.  “Es Gervasio”, dijo el Flaco Robles, quien había participado con el uruguayo muchas veces en actos por el NO en Chile. “Le voy a preguntar algo que solo él y yo sabemos”, añadió y cerró los ojos.  El vaso se movía lentamente y escribió la palabra “sombrero”. “Sí… es Gervasio. Le pregunté qué era lo que no alcancé a devolverle y me respondió que un sombrero, el que una vez me prestó después de una concentración”… Se dijo hasta que Don Francisco estaba involucrado en la muerte de Gervasio. Que no soportó dar la cara a su familia por los abusos sexuales que había cometido y por eso se suicidó. Que los militares sabían la verdad de lo sucedido. En fin. El chileno César Parra estuvo un par de años dedicado a un acuciosa investigación que dio como resultado el polémico libro “Quién más

Grandísima puta

JORGE MUZAM -. Debe ser una puta- pensé. De buenas a primeras no entendía por qué tenía esa impresión. La muchacha caminaba apresuradamente calle arriba, esquivando hoyos y adoquines sueltos. No había nadie más a la vista a esa hora de la mañana. Yo estaba estacionado justo en medio de un enorme charco de agua lodosa acumulada con la lluvia de la anoche anterior. Mi mujer y mis hijos querían ir al mall a comprar un juguete de moda. No quise acompañarlos y me quedé en el auto, observando a las posibles almas solitarias que eligieran esa vía y leyendo un libro de Roberto Bolaño. No quise ir porque consideré que mi cara de antisocial muy enojado con el mundo no encajaba con las caritas alegres y distendidas que acostumbran recorrer los relucientes pasillos de los centros comerciales. La muchacha se seguía alejando, casi al trote, intentando ponerse torpemente un chaleco para resguardarse del intenso frío. Era alta y esbelta y llevaba jeans ajustados. Era definitivamente hermosa