Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2014

Jaimillo y el Monobloco

CLAUDIO RODRÍGUEZ MORALES -. Mucho antes del Transantiago y sus buses oruga, troncales y de acercamiento. Mucho antes de los validadores, tarjetas Bip, fiscalizadores y evasores encaramándose por las puertas traseras. Mucho antes de los microbuses amarillos, vías exclusivas, cobradores automáticos, cobradores humanos y torniquetes… mucho antes de todo eso, las calles del Gran Santiago eran surcadas por máquinas de diferentes colores, tamaños, carrocerías y calidades, luego de que el dictador, en su arranque neoliberal de los años 80, autorizara a cualquier dueño de uno o más vehículos a emprender su negocio. Dado que los recorridos comenzaron a confeccionarse a puro olfato de posibles ganancias, trasladarse de una comuna a otra se volvió un período de largo aliento, más aún en las horas de mayor afluencia automovilística. Era común que los recorridos fuesen modificados sobre la marcha, con las consiguientes batallas campales entre pasajeros y choferes. Por si fuera poco, estos últ

Tristes cuando todos estén riendo

JUAN PABLO JIMÉNEZ -. Generalmente vemos, pero no observamos. Ni siquiera nos cuestionamos de los mensajes que nos entregan los medios de comunicación. Pocas veces nos damos cuenta que estos están haciendo ideología con nosotros o están opinando a favor o en contra de un sistema social que nos atrapa y después engulle mientras nosotros sonreímos anestesiados. Sergio Durán Escobar, historiador, no estaba tranquilo con los recuerdos que tenía de la televisión en dictadura. Y se dio el tiempo de ir más al fondo de los programas que hoy guardamos en la memoria incluso como parte de nuestra infancia. Los programas de baile, de concursos, de entretención, las noticias, las teleseries, “Sábados Gigantes”, entre muchos otros, son releídos por Durán en el libro “Ríe Cuando Todos Estén Tristes. El Entretenimiento Televisivo bajo la Dictadura de Pinochet”. Aquí el autor se detiene y se quita el optimismo. Sin ser grave nos entrega una visión profunda de lo que sociológicamente po

Es justo y necesario

JUAN PABLO JIMÉNEZ -. “Las olas ya no mojan la ira de las rocas” (Álvaro Henríquez)  Se vuelve a veces. Un recuerdo puede ser un vestigio necesario para creer. Volver para reencontrarse. Un lugar. Una fotografía. El abrazo con alguien después de décadas.  Volver para desentrañar razones, consecuencias, osamentas del pasado que nos sirvan para entender lo que está sucediendo. Greta tal vez no sabía por qué volvía. Pero lo hacía. En el bote cruzando el mar hasta esa casa donde vivió una especie de película, armaba recuerdos. La tragedia. Los golpes al corazón. La pena inmensa que la aplastaba. Pero tal vez no lo sabía. No sabía por qué la pena ni por qué este viaje a la memoria, a retazos de su persona quebrada a puntapiés. Estaba vivo en ella el recuerdo de Dante, su hermano, tragado por un remolino que era la ira del mar. Y algo en ella volvía a estremecerse como hacía mucho tiempo. Algo inexplicable, tan inexplicable como volver.