Lo Último

Translate

3 ago. 2012

César Parra. Fantasmas y casas embrujadas

JUAN PABLO JIMÉNEZ -.

¿Qué existe después de la muerte? Puede parecer una pregunta básica. Pero es válida.

Recordemos que una vez muertos nuestra energía se transforma, no desaparece. Hay quienes han llegado a pesar el alma cuando nos abandona.

21 gramos. Eso dicen los datos. 21 gramos pesa nuestra alma. Desde la más pura a la del más despiadado… o desalmado.

Lo cierto es que estudiosos serios de todo el mundo, físicos, parasicólogos, clarividentes, afirman con datos se atreven a decir que empíricos, que los fantasmas existen.

La voz de una persona muerta hace mucho tiempo, puede haber quedado rebotando en una gran catedral dadas las condiciones físicas de la construcción. La energía de un suicida puede inmortalizarse en una habitación o de la víctima de un asesinato. De ahí las casas que no son arrendadas por el exceso de veces que penan.

Al “cronista de lo paranormal”, obrero del periodismo, César Parra, lo marcó tanto haber vivido a metros del cementerio de Chillán cuando era niño, que nunca más dejó de interesarle todo aquello que tuviera relación con las historias de fantasmas que le contaba su hermano mayor.

El Fox Mulder criollo –personaje interpretado por David Duchovny en “Los Archivos Secretos X” – se tomó tan en serio el tema de investigar lo paranormal, que publicó el libro “Fantasmas y Casas Embrujadas de Chile”.

Aquí Parra recorre todo el país, región por región, entrevistando a personas que han sido testigos de sucesos paranormales, ya sea en casas antiguas, viejos conventos o bibliotecas, por ejemplo o al aire libre.

Asimismo, presenta algunos casos relacionados con extraterrestres, algunos de los cuales nunca han podido ser explicados.

Lo interesante de “Fantasmas…” es que más allá de la casuística, al final de cuentas lo que César Parra está proponiendo, es que nos detengamos a reflexionar sobre lo que significa el inmenso e inexplicable misterio de lo que sucede más allá de la muerte.

¿Cuál es el rol de los que estamos vivos en todo esto? ¿En qué pie de la “realidad” existimos? ¿Existimos? ¿Qué entendemos por realidad? ¿Por qué algunas personas después de muertas no encuentran la paz? ¿Cómo encaja el fanatismo religioso en el intento de explicar estos fenómenos?

Porque si hay algo claro es que, si bien es cierto muchas veces en este campo asistimos a hechos falsos, en la mayoría de los casos estamos frente a situaciones reales, a fenómenos que no tienen una explicación inmediata.

Que un objeto se mueva solo, que una imagen translúcida de un niño esté sentada sobre nuestra cama, que la persona que se subió a nuestro auto desaparezca de una fracción de segundo a otro, son hechos concretos que, nos guste o no, suceden y están archivados en libros como éste.

Cabe agregar que el libro de Parra es interesante también desde la perspectiva que mucho de lo investigado que nos comparte, está inserto en la cultura y costumbres de la diversa, larga y angosta faja de tierra.

Casos enmarcados en las carreteras del desierto, las leyendas de fantasmas en el campo de la zona central, las apariciones en viejas construcciones santiaguinas, los relatos sobre seres y sucesos cuyo escenario es el sur de Chile, como Chiloé, hablan también de cómo somos, de nuestras creencias, de la interpretación de la realidad que hacemos, inconscientemente también impulsados por el ambiente que nos rodea.

Hay algo allá afuera o tal vez en la habitación abandonada de la casa de la abuela. O en un campo o en un bosque o tal vez en una plazoleta.

No les voy a hablar sobre los casos registrados en este libro. Mejor léanlo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Contribuye a la continuidad de este sitio cultural.